Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 422 el Jue Sep 06, 2012 1:07 am.
Últimos temas
» Hola soy Laura y estoy preocupada
Lun Sep 14, 2015 4:59 pm por Susana

» Necesito información por favor
Mar Jun 17, 2014 11:42 pm por KARLA3

» Bultito en el pecho
Dom Jun 01, 2014 9:06 am por aida

» hola soy Luchy
Jue Abr 24, 2014 6:35 pm por Susana

» Otra más que se une a la batalla
Vie Feb 21, 2014 8:05 am por lulula40

» ALGUNAS PREGUNTAS QUE DEBES HACER A TU MEDICO
Vie Ene 10, 2014 12:04 pm por Susana

» Muy asustada y preocupada
Vie Ene 10, 2014 12:00 pm por Susana

» Muchas mujeres siguen sufriendo dolor un año tras la cirugía para el cáncer de mama
Jue Ene 09, 2014 1:51 pm por aida

» Ejercicio alivia dolor de medicamento contra cáncer de mama
Jue Ene 09, 2014 1:47 pm por aida

Aida
Administradora

Darkmoon
Administradora

Kam
Administradora

Karla
Administradora

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Calendario
>



TIRÓIDES-Información general

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TIRÓIDES-Información general

Mensaje por aida el Jue Ene 06, 2011 6:43 pm

Si a usted, o a alguien a quien usted conoce, se le ha diagnosticado cáncer de tiroides recientemente o, incluso hace varios años, probablemente le resulte muy útil la información actualizada de esta página. Por ejemplo, usted aprenderá:

* Qué es y qué hace la glándula tiroides
* Qué es el cáncer de tiroides
* Cómo se diagnostica y se trata el cáncer tiroideo
* Por qué es importante tener chequeos regulares por el resto de su vida, para asegurarse de que no ha reaparecido o extendido a otras partes del cuerpo
* Qué es la terapía génica

Recuerde que siempre es una buena idea consultar a su médico para obtener más información.

NÓDULOS DE TIROIDES


Si Ud. tiene un nódulo en la tiroides.....
Como el resto de los órganos del cuerpo humano, la glándula tiroides puede desarrollar abultamientos o nódulos. Aunque los nódulos de tiroides son muy comunes, sólo una pequeña proporción de ellos, probablemente menor al cinco por ciento, contienen un cáncer. De esta pequeña cantidad de nódulos que contienen cáncer, nueve de ellos se curan si el tratamiento de los mismos es adecuado. Por lo tanto, si Ud. o su médico descubren un nódulo (abultamiento) en su glándula tiroides, no se atemorice.
Como los nódulos de tiroides son tan comunes, parte de su examen físico anual debe incluir un examen de la glándula tiroides. El examen de la misma se llama palpación. En las mujeres, si el examen de rutina anual lo efectúa un ginecólogo, se le debe solicitar durante el mismo, un examen del cuello y de la glándula tiroides.
Ud. puede notar un abultamiento en la glándula tiroides, un engrosamiento gradual en la parte de adelante del cuello o tal vez problemas al tragar debido al crecimiento de la tiroides. En ese caso, consulte a un endocrinólogo.

Examen y análisis de sangre

Durante la evaluación de un nódulo de tiroides, el médico tratará de determinar si el único problema en su tiroides es un abultamiento o si toda la glándula está afectada por una afección más generalizada tal como inflamación de la tiroides (tiroiditis) o disfunción tiroidea (hipertiroidismo o hipotiroidismo). El médico observará si toda la glándula está agrandada, si hay un solo nódulo o si hay muchos abultamientos o nódulos en su tiroides.
Durante este mismo examen, el médico tratará de determinar si hay síntomas o signos que sugieran que su tiroides es hiperactiva o hipoactiva. Cada condición puede asociarse a nódulos en la tiroides.
Probablemente, se le solicitarán análisis de sangre para determinar si su tiroides está produciendo hormona tiroidea en forma normal, demasiada o demasiado poca. Si su problema es un solo nódulo en la tiroides, generalmente se obtienen resultados normales ya que la mayoría de los mismos no producen hormona tiroidea y el resto de la tiroides funciona como siempre. Los pocos nódulos que son productores activos de hormona tiroidea sin consideración de las necesidades del organismo se denominan nódulos autónomos. Si Ud. presenta uno de estos nódulos, puede desarrollar hipertiroidismo si el nivel de hormona tiroidea en sangre sube por encima de lo normal. Estos nódulos casi nunca contienen cáncer.
Por el contrario, el médico puede descubrir que sus niveles de hormona tiroidea en sangre están por debajo de lo normal, lo que se conoce como hipotiroidismo. A veces se desarrollan nódulos en glándulas tiroides poco activas. Esto ocurre muy frecuentemente en las tiroiditis crónicas conocidas como Tiroiditis de Hashimoto, en honor al médico japonés que la describió por primera vez en 1912.
El análisis de sangre también puede ser útil en una forma muy rara de enfermedad maligna de tiroides conocida como cáncer medular, que produce una sustancia denominada calcitonina. Los análisis de sangre pueden detectar la calcitonina, a veces antes de la detección de un nódulo. El cáncer medular de tiroides se da a veces a nivel familiar. Si hay una historia familiar positiva en este sentido, los análisis de calcitonina en sangre pueden facilitar un diagnóstico temprano cuando la enfermedad tiene altas probabilidades de ser curada.

Imágenes de la tiroides

Las imágenes de tiroides se utilizan como parte de la evaluación de un nódulo de tiroides. Las dos técnicas de imágenes son el ultrasonido y la centellografía . El propósito de los estudios de imágenes es ayudar a decidir si se necesita una biopsia por punción y, en ese caso, ayudar a dirigir la punción al sitio más apropiado. No siempre es necesario utilizar imágenes.

Punción aspirativa con aguja fina

La punción de un nódulo de tiroides puede generar temor, pero la aguja que se utiliza es muy pequeña y puede utilizarse anestesia local.
Si debe efectuarse una biopsia específica por punción , el médico utilizará una aguja muy fina para extraer células de la glándula tiroides. Normalmente, se toman varias muestras en diferentes partes de los nódulos para que el médico disponga de todas las herramientas necesarias para detectar la presencia de células cancerosas en caso de tumor. Estas muestras se procesan y se estudian con un microscopio.
Pocos días después, el médico recibe del informe final del patólogo. Este informe generalmente indicará alguno de los siguientes hallazgos:
* El nódulo es benigno (no contiene cáncer). Este resultado se obtiene en el 50-60% de los pacientes a los cuales pudo extraérsele tejido suficiente en la biopsia. Este diagnóstico, efectuado por un patólogo experimentado, es altamente confiable. El riesgo de no detectar un cáncer está generalmente por debajo del 3% y menor aún, cuando la punción es analizada por un patólogo experimentado en un centro médico de alto nivel. Generalmente, estos nódulos no requieren extracción.
* El nódulo es maligno (cáncer). Si la biopsia por punción produjo una muestra de tejido o células adecuada para efectuar un examen patológico cuidadoso, existe una posibilidad de aproximadamente un 10% de presencia de cáncer. El informe patológico puede indicar un cáncer definido o describir hallazgos como "alta probabilidad de alignidad".
Todos estos nódulos deben extraerse y la presencia de cáncer casi siempre se confirma en la cirugía. Si se trata de un tumor maligno, la extensión de la operación dependerá del tipo de cáncer, la extensión de la enfermedad determinada por las pruebas efectuadas previas a la operación y a los hallazgos durante la cirugía. Su médico seguramente elegirá a un cirujano experimentado para efectuar esta operación.
* La muestra es inadecuada para efectuar un diagnóstico. No pueden efectuarse diagnósticos adecuados si la muestra de tejido dentro del nódulo obtenida por punción es inadecuada. En el 10-20% de los casos, los médicos observan que los tejidos obtenidos por una punción de tiroides no son adecuados para revelar la naturaleza de un nódulo.
Algunos nódulos de tiroides están compuestos por un tejido denso cicatrizado o presentan una degeneración tan extensiva que no se obtiene tejido tiroideo reconocible por punción. En esta situación, lo mejor es repetir la punción.
* La muestra de la punción contiene suficientes células tiroideas, pero los hallazgos en microscopio no permiten ni el diagnóstico ni la exclusión de cáncer de tiroides. Alrededor del 15% de las veces, la biopsia por punción de un nódulo de tiroides produce una cantidad adecuada de células tiroideas; sin embargo, el patólogo que las examina no puede establecer o descartar la presencia de cáncer.
La única manera de establecer un diagnóstico definitivo sobre estos nódulos es su remoción quirúrgica y un cuidadoso examen microscópico de los mismos, buscando signos de malignidad. Una vez más, los resultados obtenidos en la cirugía dependerán de la habilidad del patólogo que examina el tejido de la biopsia, aunque la mayoría de estos nódulos (alrededor del 90%) demuestran ser benignos.

En resumen

El diagnóstico y manejo de nódulos de tiroides requiere habilidad y experiencia por parte de los médicos que participan de la evaluación. La punción puede mejorar en gran medida la precisión del diagnóstico, reducir significativamente la cantidad de pacientes con nódulos con indicación quirúrgica y al mismo tiempo identificar y facilitar un pronto tratamiento de cánceres que de otro modo pueden pasarse por alto.
Por sobre todo, si Ud. piensa que tiene un nódulo en la tiroides, hágalo examinar por su médico. La mayoría de los nódulos son benignos y se tratan fácilmente. Aún aquellos que contienen cáncer no tienen probabilidad de poner en peligro la vida , ya que la mayoría de los cánceres de tiroides son curables. No obstante, es aconsejable un diagnóstico y tratamiento rápido.


¿QUÉ ES LA GLÁNDULA TIROIDES Y QUÉ HACE?




El propósito de la glándula tiroides es producir, almacenar y liberar hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo. Estas hormonas, también conocidas como T3 y T4 influyen en casi todas las células del cuerpo, y ayudan a controlar sus funciones. Si los niveles de estas hormonas tiroideas en la sangre están bajos, su cuerpo funciona más lentamente. A esta condición se la denomina Hipotiroidismo.
El hipotiroidismo es la patología más frecuente de la glándula tiroides. En la mayoría de los casos es provocado por alteraciones que afectan a la propia glándula tiroides ( hipotiroidismo primario ), o bien, luego de la suspensión de la terapia de reemplazo hormonal (levotiroxina) para el seguimiento del carcinoma tiroideo luego de la cirugía.
Los signos y síntomas más frecuentes de hipotiroidismo incluyen: piel fría, seca, áspera y rugosa, frecuentemente con aparición de un color amarillento debido a la acumulación de carotenos, debilidad, letargo, somnolencia, hinchazón de los párpados, intolerancia al frío, disminución de la memoria, constipación, aumento de peso, caída del cabello, disfonía, nerviosismo, alteraciones en los ciclos menstruales y palpitaciones.

Si tiene demasiada hormona tiroidea en la sangre, su cuerpo trabaja más rápidamente. A esta condición se la denomina Hipertiroidismo.
El hipertiroidismo resulta de la exposición continua del organismo a altas concentraciones de hormonas tiroideas. La causa más frecuente de hipertiroidismo es la enfermedad de Graves que también se incluye dentro de las enfermedades autoinmunes.
Los signos y síntomas más frecuentes de hipertiroidismo incluyen: nerviosismo, aumento de la sudoración, intolerancia al calor, palpitaciones, cansancio, pérdida de peso, diarrea, temblores, molestias oculares, entre otros.
Es importante recordar que estos síntomas pueden aparecer en los pacientes que están sobremedicados con hormonas tiroideas (levotiroxina (T4) y/o tri-yodotironina (T3))

La glándula tiroides está ubicada en la base del cuello, debajo de la nuez de Adán. Tiene forma de mariposa; cada ala, o lóbulo, de la tiroides se halla a ambos lados de la tráquea.


La cantidad de hormona tiroidea producida por la glándula tiroides es controlada por una glándula que se encuentra en el cerebro, llamada pituitaria o glándula hipófisis.Otra parte del cerebro, el hipotálamo, ayuda a la pituitaria.

* El hipotálamo envía información a la glándula pituitaria

* La pituitaria a su vez controla a la glándula tiroides

La glándula tiroides, la pituitaria y el hipotálamo trabajan juntos en el control de la cantidad de hormona tiroidea en su cuerpo. Con la pituitaria controlando la mayor parte de la acción, estos órganos trabajan en forma similar al termostato que controla la temperatura de una habitación.




Por ejemplo, así como el termómetro de un termostato mide la temperatura de una habitación, la glándula pituitaria mide en forma constante la cantidad de hormona tiroidea en su sangre. Si no hay suficiente hormona, percibe la necesidad de "encender la caldera". Esto lo hace liberando más hormona estimulante de la tiroides (o TSH), lo que indica a la tiroides que debe producir más hormona. La glándula tiroides entonces produce y libera hormona directamente en el torrente sanguíneo.

La glándula pituitaria percibe luego que la cantidad de hormona tiroidea en su cuerpo es la correcta. Con los niveles de hormona llevados ahora al nivel normal, la pituitaria disminuye la producción de TSH a sus valores normales.


¿QUÉ ES EL CÁNCER DE TIROIDES?

El cáncer de tiroides es un tumor maligno de crecimiento localizado dentro de la glándula tiroides. No es un tipo de cáncer común. En los Estados Unidos de Norteamérica, sólo 1 de cada 100 tumores corresponde a este tipo. De estos cánceres, del 65% al 80% son diagnosticados como cáncer de tiroides papilar, del 10% al 15% como folicular, del 5% al 10% como medular, y del 3% al 5% como anaplásico. Si a usted, o a alguien a quien usted conoce, se le ha diagnosticado cáncer de tiroides, le agradará saber que las perspectivas del tratamiento son excelentes ya que la mayoría de ellos pueden ser extirpados totalmente mediante cirugía.

*** Los doctores recomiendan que quienes han padecido cáncer de tiroides tengan chequeos de rutina por el resto de sus vidas.

Sin embargo, este tipo de cáncer puede algunas veces reaparecer o extenderse a otras partes del cuerpo, aún muchos años más tarde. Por esta razón, los doctores recomiendan que quienes hayan tenido cáncer de tiroides, reciban chequeos de rutina por el resto de sus vidas, para asegurarse de que el tumor no ha reaparecido o expandido. Particularmente, muchos médicos consideran que los exámenes dentro de los 5 a 10 años inmediatamente despues de la cirugía, son críticos.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL CÁNCER DE TIROIDES?

El cáncer de tiroides es más probable que ocurra entre quienes han sido sometidos a radioterapia en la cabeza, cuello, o tórax, durante la niñez.
La radiación fue utilizada comúnmente antes de 1960 para reducir amígdalas crecidas o adenoides, para tratar varios problemas de piel (tales como el acné), y para reducir el timo agrandado (un órgano interno del tórax) en los niños.

El cáncer de tiroides es también más probable que ocurra si tiene un miembro de la familia que lo ha padecido. También se postula que la carencia de yodo en la dieta podría ser un factor predisponente para el desarrollo del tipo folicular. Sin embargo, esta enfermedad puede ocurrirle a cualquier persona, sin necesidad de presentar estos antecedentes.

Nota: La radiación que se utiliza en los diagnósticos con rayos X (por ejemplo, los rayos X utilizados por los odontólogos, radiografías de cuello, tomografías computadas) no tiene relación con el cáncer de tiroides.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL CÁNCER DE TIROIDES?





El cáncer de tiroides es a menudo descubierto por los mismos pacientes. Puede ver o sentir una protuberancia o nódulo en la parte anterior del cuello, o su médico puede notar un nódulo durante un examen físico de rutina. Afortunadamente, la mayoría de las veces, los nódulos son benignos, lo cual significa que no son de riesgo para la vida. Sólo 1 de cada 20 nódulos resulta ser maligno.

De hecho, los nódulos benignos de tiroides son muy comunes. Se estima que pueden estar presentes en más de la mitad de la población.. Sin embargo, la mayor parte de ellos son tan pequeños que no son nunca descubiertos, ni por el paciente, ni por el médico. Su doctor puede realizar un diagnóstico de nódulo de tiroides con muy bajo riesgo o molestias para usted. Examinará cuidadosamente su glándula tiroides en búsqueda de otros nódulos o de bocio haciendo presión en ella.




Bocio: El bocio es el agrandamiento de la glándula tiroides. Un bocio puede ser difuso (cuando afecta a toda la glándula ) o nodular, a su vez, este último puede ser multinodular ( agrandamiento de la tiroides con múltiples nódulos) o solo puede tratarse de un nódulo único.

Una vez que el nódulo es descubierto, su médico probablemente le pregunte cómo se ha sentido últimamente y si ha experimentado algún síntoma que pueda atribuirse a los nódulos tiroideos. Después de concluir con el examen físico y de completar su historial médico, el especialista requerirá más exámenes, que incluirán:

* Análisis de sangre (para medir el nivel de hormona tiroidea)

* Exámenes complementarios

* Punción aspirativa con aguja fina (detectar si el nódulo contiene células cancerosas)

Exámenes complementarios:
Captación de yodo radioactivo: Evalúa la proporción de yodo radioactivo tomado por la glándula tiroides como un porcentaje del total administrado durante la primera hora, a las 24 hs y luego a las 48 hs.

Centellograma tiroideo: Se trata de una imagen de la glándula tiroidea luego de la administración del yodo radioactivo. Esto sirve para hacer una evaluación no solo desde el punto de vista anatómico sino que también puede dar la idea de cómo están funcionando las células en un determinado sitio de la glándula. Habitualmente se pueden diferenciar áreas sin captación o de baja captación (áreas "frías") y áreas de mayor captación ( áreas "calientes")

Resonancia Nuclear Magnética: Produce imágenes detalladas de cualquier parte del organismo. Es usualmente usada para confirmar la presencia de lesiones.

Tomografía Axial Computada: Es útil para la evaluación y seguimiento de los pacientes con cáncer de tiroides y para evaluar la extensión del tejido metastático. No sirve para diferenciar nódulos benignos o malignos.

Ecografía: La ecografía utiliza ondas sonoras para medir el tamaño de los lóbulos tiroideos y para localizar y medir a los nódulos. No puede definir si se trata de nódulos benignos o malignos. Puede ser muy útil para detectar recurrencias (reaparición del tumor) en el sitio de localización de la glándula o bien en los ganglios y además sirve para dirigir la aguja fina en el caso de que se decida una punción aspirativa.

Imagen por PET: La tomografía por emisión de positrones es una técnica por imágenes que usa positrones radioactivos (partículas cargadas positivamente) para detectar cambios sutiles en el metabolismo corporal y actividad química que son característicos de los tejidos tumorales.

¿QUÉ ES UNA PUNCIÓN ASPIRATIVA Y POR QUÉ SE REALIZA?

La punción de un nódulo de tiroides puede generar temor, pero la aguja que se utiliza es muy pequeña y puede utilizarse anestesia local.
Si debe efectuarse una biopsia específica por punción, el médico utilizará una aguja muy fina para extraer células de la glándula tiroides. Normalmente, se toman varias muestras en diferentes partes de los nódulos para que el médico disponga de todas las herramientas necesarias para detectar la presencia de células cancerosas en caso de tumor. Estas muestras se procesan y se estudian con un microscopio.
Pocos días después, el médico recibe del informe final del patólogo. Este informe generalmente indicará alguno de los siguientes hallazgos:
* El nódulo es benigno (no contiene cáncer). Este resultado se obtiene en el 50-60% de los pacientes a los cuales pudo extraérsele tejido suficiente en la biopsia. Este diagnóstico, efectuado por un patólogo experimentado, es altamente confiable. El riesgo de no detectar un cáncer está generalmente por debajo del 3% y menor aún, cuando la punción es analizada por un patólogo experimentado en un centro médico de alto nivel. Generalmente, estos nódulos no requieren extracción.
* El nódulo es maligno (cáncer). Si la biopsia por punción produjo una muestra de tejido o células adecuada para efectuar un examen patológico cuidadoso, existe una posibilidad de aproximadamente un 10% de presencia de cáncer. El informe patológico puede indicar un cáncer definido o describir hallazgos como "alta probabilidad de malignidad".
Todos estos nódulos deben extraerse y la presencia de cáncer casi siempre se confirma en la cirugía. Si se trata de un tumor maligno, la extensión de la operación dependerá del tipo de cáncer, la extensión de la enfermedad determinada por las pruebas efectuadas previas a la operación y a los hallazgos durante la cirugía. Su médico seguramente elegirá a un cirujano experimentado para efectuar esta operación.
* La muestra es inadecuada para efectuar un diagnóstico. No pueden efectuarse diagnósticos adecuados si la muestra de tejido dentro del nódulo obtenida por punción es inadecuada. En el 10-20% de los casos, los médicos observan que los tejidos obtenidos por una punción de tiroides no son adecuados para revelar la naturaleza de un nódulo. Algunos nódulos de tiroides están compuestos por un tejido denso cicatrizado o presentan una degeneración tan extensiva que no se obtiene tejido tiroideo reconocible por punción. En esta situación, lo mejor es repetir la punción.
* La muestra de la punción contiene suficientes células tiroideas, pero los hallazgos en microscopio no permiten ni el diagnóstico ni la exclusión de cáncer de tiroides. Alrededor del 15% de las veces, la biopsia por punción de un nódulo de tiroides produce una cantidad adecuada de células tiroideas; sin embargo, el patólogo que las examina no puede establecer o descartar la presencia de cáncer.
La única manera de establecer un diagnóstico definitivo sobre estos nódulos es su remoción quirúrgica y un cuidadoso examen microscópico de los mismos, buscando signos de malignidad. Una vez más, los resultados obtenidos en la cirugía dependerán de la habilidad del patólogo que examina el tejido de la biopsia, aunque la mayoría de estos nódulos (alrededor del 90%) demuestran ser benignos.
En resumen
El diagnóstico y manejo de nódulos de tiroides requiere habilidad y experiencia por parte de los médicos que participan de la evaluación. La punción puede mejorar en gran medida la precisión del diagnóstico, reducir significativamente la cantidad de pacientes con nódulos con indicación quirúrgica y al mismo tiempo identificar y facilitar un pronto tratamiento de cánceres que de otro modo pueden pasarse por alto.
Por sobre todo, si Ud. piensa que tiene un nódulo en la tiroides, hágalo examinar por su médico. La mayoría de los nódulos son benignos y se tratan fácilmente. Aún aquellos que contienen cáncer no tienen probabilidad de poner en peligro la vida , ya que la mayoría de los cánceres de tiroides son curables. No obstante, es aconsejable un diagnóstico y tratamiento rápido.

Su especialista (endocrinólogo) puede utilizar una punción aspirativa con aguja fina para saber si un nódulo tiroideo es benigno o maligno. En este examen, se introduce una pequeña aguja en el nódulo a fin de extraer muestras de tejido o de fluido, las que luego son analizadas en un laboratorio. El examen es rápido, seguro, y generalmente produce muy poca molestia.
*** Su especialista puede utilizar una biopsia de aspiración con aguja fina para saber si un nódulo es maligno.

¿QUÉ OCURRE SI LA BIOPSIA MUESTRA QUE EL NÓDULO ES MALIGNO?

Aún si resulta ser maligno, el nódulo tiroideo, en la mayoría de los casos crece muy lentamente. Es más, una vez que el paciente comienza el tratamiento, las perspectivas son excelentes. La mayoría de los cánceres de tiroides pueden ser extirpados totalmente mediante cirugía. Esta intervención, llamada tiroidectomía, extirpa total o parcialmente la glándula tiroides. La cirugía es generalmente seguida de tratamiento con yodo radiactivo para destruir tanto los "residuos" de células tiroideas normales, como de células cancerosas.
Una vez que la glándula tiroides ha sido extirpada, su médico muy probablemente le indicará tomar hormona tiroidea para reemplazar la que su tiroides antes producía. Otra razón para tomar hormona tiroidea después de la tiroidectomía es que la TSH (producida por la pituitaria) puede hacer que el cáncer crezca. Pero, al tomar las tabletas de hormona tiroidea se envía una señal a la glándula pituitaria para que produzca menos TSH. Así, el tomar las tabletas de hormona tiroidea lo ayudan de dos maneras: Reemplaza a la hormona tiroidea, que su cuerpo antes producía por sí mismo, a fin de no entrar en estado hipotiroideo. Le indica a la pituitaria que produzca menos TSH, de manera que si quedan células cancerosas presentes, no crecerán tan fácilmente.

¿UNA VEZ QUE CONCLUYÓ LA CIRUGÍA, ¿EL CÁNCER SE HA IDO PARA SIEMPRE?

Algunas veces el cáncer de tiroides puede persistir, reaparecer o extenderse a otras partes del cuerpo, aún muchos años después de la cirugía. Esa es la razón por la cual su médico necesita que se realice chequeos regulares, especialmente en los primeros cinco a diez años posteriores a la operación.
Si ha tenido una intervención quirúrgica para remover total o parcialmente la glándula tiroides, debido a un tumor maligno, su especialista recurrirá a dos exámenes primarios para controlar si el cáncer ha reaparecido o extendido a otras partes del cuerpo. Uno, es un análisis de sangre (llamado determinación de tiroglobulina, y el otro es el rastreo corporal total (o RCT). Su médico puede decidir llevar a cabo ambos exámenes o simplemente el análisis de sangre.
*** El cáncer de tiroides puede reaparecer o expandirse a otras partes del cuerpo, aún muchos años después de la cirugía.

DETERMINACION DE TIROGLOBULINA

La determinación de tiroglobulina es un análisis de sangre que mide la cantidad de tiroglobulina, una proteína que almacena hormona tiroidea. Las células tiroideas son las únicas células del cuerpo que producen tiroglobulina. Así, si ésta aparece en su análisis de sangre, usted sabrá que células tiroideas o cancerosas están presentes en alguna parte de su cuerpo.
*** Se utilizan dos exámenes primarios, la determinación de tiroglobulina y el rastreo corporal total.

RASTREO CORPORAL TOTAL

Otro examen que controla la reaparición o expansión del cáncer se llama rastreo corporal total, o RCT. En este examen, se le dará a tomar una pastilla o una bebida con una pequeña cantidad de yodo radiactivo, llamado I131(Yodo ciento treinta y uno). Luego, se lo ubicará debajo de una gran cámara que toma una imagen centellográfica (rastreo) de su cuerpo. Si alguna célula tiroidea está presente, aparecerá como una pequeña mancha en la película centellográfica.

¿TENDRÁ ESTE EXAMEN ALGÚN IMPACTO EN MI VIDA?

En la modalidad habitual para examinar la reaparición o expansión del cáncer de tiroides (especialmente si tenían un RCT), se debe suspender la medicación tiroidea por un lapso de 2 a 6 semanas, antes del examen, lo que permite al cuerpo producir suficiente TSH y que el estudio sea más preciso. Los pacientes evaluados de esta manera deben padecer un estado de hipotiroidismo severo. Es más, aún luego del examen y de haber retomado la medicación tiroidea, muchas personas continúan sintiéndose hipotiroideas hasta que el nivel de hormona tiroidea en su torrente sanguíneo vuelve a la normalidad. Algunas personas sienten los síntomas de hipotiroidismo hasta por un lapso de 10 a 12 semanas. Como mencionamos previamente, la mayor parte de los pacientes tiroidectomizados comienzan a tomar hormona tiroidea después de la cirugía. Esta reemplaza a la hormona que la glándula antes producía. El tomar hormona tiroidea le evita experimentar el hipotiroidismo, que puede provocar una variedad de síntomas. Los síntomas de hipotiroidismo varían de paciente a paciente. Por lo tanto existen pacientes que luego de la suspensión de la terapia de reemplazo hormonal tiroidea perciben muy pocos síntomas y otros que no pueden tolerar esta situación.

hipotiroidismo: El hipotiroidismo es la patología más frecuente de la glándula tiroides. En la mayoría de los casos es provocado por alteraciones que afectan a la propia glándula tiroides ( hipotiroidismo primario ), o bien, luego de la suspensión de la terapia de reemplazo hormonal (levotiroxina) para el seguimiento del carcinoma tiroideo luego de la cirugía.

Los signos y síntomas más frecuentes de hipotiroidismo incluyen: piel fría, seca, áspera y rugosa, frecuentemente con aparición de un color amarillento debido a la acumulación de carotenos, debilidad, letargo, somnolencia, hinchazón de los párpados, intolerancia al frío, disminución de la memoria, constipación, aumento de peso, caída del cabello, disfonía, nerviosismo, alteraciones en los ciclos menstruales y palpitaciones.

TRATAMIENTO CON HORMONA TIROIDEA

Ud. está recibiendo un tratamiento con hormona tiroidea, ya que el funcionamiento de su glándula tiroides está por debajo de los niveles esperados (hipotiroidismo) y su médico espera que el nivel de hormona tiroidea de su organismo aumente hasta llegar a los valores normales. Muchos pacientes reciben también un tratamiento con hormona tiroidea para controlar el crecimiento de su glándula tiroides que puede engrosarse (bocio) o contener nódulos (abultamientos).
Esto también fue escrito para aquellos pacientes que están recibiendo hormona tiroidea porque tienen cáncer de tiroides. Si este es su caso, su médico le está indicando un tratamiento con hormona tiroidea para reducir el riesgo de que el tumor sea recurrente, así como también para tratar los bajos niveles de actividad de su tiroides resultantes de la cirugía.
Cualquiera sea, entre éstas, la situación terapéutica en la que Ud. se encuentre, Ud. debe consultar a su médico para asegurarse de saber por qué se lo está tratando y cuánto durará el tratamiento. Esperamos que este folleto le sea útil para obtener información general sobre el tratamiento con hormona tiroidea. Como su médico, queremos hacerle saber por qué lo están tratando , la importancia de tomar su medicación con regularidad y de manera confiable, y qué se espera que esta medicación haga por Ud.

Cómo define su médico la dosis apropiada de hormona tiroidea?
Años atrás, no había pruebas de laboratorio realmente precisas que el médico pudiera usar para definir la dosis apropiada de hormona tiroidea. Los médicos confiaban en que sus pacientes les dijeran si se sentían bien o "normales". Podían guiarse por una mejora en el pulso, el cabello, la piel y los reflejos, o si el bocio o los nódulos de tiroides habían desaparecido. Desafortunadamente, estas guías terapéuticas no siempre eran lo suficientemente precisas para asegurar una dosis apropiada de hormona tiroidea.
Hoy, la incertidumbre con respecto al tratamiento de tiroides ha sido eliminada en su mayor parte debido al desarrollo de pruebas de laboratorio precisas y sensibles que miden los niveles hormonales en sangre.

Cómo evalúa su médico el tratamiento que Ud. recibe?
Cuando Ud. visita al médico para controlar su tratamiento con hormona tiroidea, espera que le pregunten si ha cambiado la forma en que Ud. se siente. El médico examinará su tiroides y evaluará la efectividad de su tratamiento. También puede recomendar un análisis de sangre para medir las concentraciones de hormona tiroidea así como el nivel de TSH (hormona estimuladora de la tiroides).
La hormona estimuladora de la tiroides o TSH es una hormona que produce la glándula pituitaria que controla la función tiroidea. La forma en que la glándula pituitaria regula la tiroides puede parangonarse a lo que hace el termostato del living para regular la calefacción.
Si su glándula pituitaria detecta una falta de hormona tiroides en la sangre, libera TSH; éste estimula a la tiroides, a su vez, para aumentar la producción y liberación de hormona tiroidea en la sangre. Cuando hay suficiente hormona tiroidea en el torrente sanguíneo, la pituitaria disminuye la producción de TSH. Si hay demasiada, como sucede en el caso de pacientes con hipertiroidismo, o que toman demasiada medicación con hormona tiroidea, la pituitaria detiene totalmente la producción de TSH y ésta desaparece del torrente sanguíneo.
La hormona tiroidea generalmente se prescribe como tiroxina sintética pura (T4). El uso de tiroides animal disecada (secada y convertida en polvo) , que fuera el tratamiento más común para la tiroides, se prescribe raramente hoy en día porque también contiene triiodotironina (T3) , una hormona tiroidea de acción rápida que produce niveles más variables en sangre que las preparaciones con tiroxina pura. Su fuerza activa puede también variar según el lote porque proviene de glándulas tiroideas animales que pueden tener diferente contenido hormonal. La mayoría de los endocrinólogos han cambiado este tratamiento por el uso de tiroxina sintética, que es pura y tiene un nivel de potencia constante. No hay evidencia de que la tiroides disecada, un preparado "biológico" , tenga alguna ventaja sobre la tiroxina sintética. Se administran dosis de tiroxina que se incrementan en forma gradual hasta que los niveles en sangre de T4 y TSH alcancen rangos normales. En el caso de pacientes ancianos o con una patología cardíaca, es extremadamente importante comenzar con una dosis muy baja de hormona tiroidea hasta que el organismo se acostumbre a niveles hormonales más normales. Como la potencia de la tiroxina genérica ha variado considerablemente, el médico puede especificar una marca de tiroxina para tratar el hipotiroidismo.
Si su médico lo está tratando por hipotiroidismo, es probable que le administre hormona tiroidea en dosis que se irán incrementando gradualmente hasta que Ud. se sienta bien y los niveles de hormona tiroidea y TSH estén en un rango normal. La mayoría de los médicos indican un examen de seguimiento una vez al año, durante el cual se aseguran de que estos niveles sigan siendo normales. En algunos pacientes, la disfunción tiroidea es una enfermedad progresiva y la dosis necesita incrementarse poco a poco a medida que descienden los niveles en sangre.
Ciertos pacientes, especialmente aquellos con cáncer de tiroides, recibirán la cantidad de hormona necesaria para eliminar virtualmente la TSH en sangre. La hormona TSH puede estimular el crecimiento y propagación del cáncer de tiroides. También en este caso serán necesarios análisis periódicos de sangre para asegurar la eficacia de este tratamiento.

Hay problemas si se recibe demasiada o muy escasa dosis de hormona?
Si Ud. se está tratando por hipotiroidismo y no recibe suficiente hormona tiroidea, pueden persistir algunos de los síntomas de la enfermedad, tales como pesadez, embotamiento, sensación de frío, o calambres musculares. Además, pueden elevarse los niveles de colesterol que aumentan el riesgo de endurecimiento en las arterias (arterosclerosis). Si recibe demasiada hormona tiroidea, puede tener síntomas como los del hipertiroidismo tales como nerviosidad, palpitaciones, insomnio y temblores. También es posible que un leve exceso de hormona tiroidea durante muchos años puede aumentar el riesgo de arritmia cardíaca severa o ataque cardíaco si Ud. presenta una enfermedad cardíaca subyacente. También puede provocar una pérdida excesiva de calcio en los huesos y aumentar así el riesgo de fracturas en el futuro.

Lo que Ud. puede hacer
1. Visitar al médico con regularidad y comprender el propósito de su tratamiento.
2. Tomar la medicación diariamente en ayunas. Lo recordará mejor si la toma todos los días a la misma hora. Si tiene problemas para recordar la medicación, trate de colocar los comprimidos cerca del cepillo de dientes y tómelos luego de cepillarse los dientes a la mañana. Si recuerda haber olvidado un comprimido, puede tomar dos juntos al día siguiente sin problemas. Es conveniente esperar entre 15 a 30 minutos para la ingestión de alimentos luego de la toma de T4.
3. Si un médico comienza a efectuarle un tratamiento por una enfermedad no relacionada con la tiroides, consulte si esto influirá en la dosis de tiroxina. También infórmele al médico , si Ud. es mujer, si está embarazada, ya que la dosis de hormona tiroidea puede necesitar cambios.
4. Asegúrese de informarle al médico sobre cualquier otro suplemento que tome, ya que puede interferir en la absorción de la hormona tiroidea. Las tabletas de hierro y calcio, por ejemplo, han demostrado interferir cuando se las toma al mismo tiempo que las pastillas para la tiroides.
5. Consulte a su médico por cualquier duda sobre nuevos síntomas o si ha pasado más de un año desde su último chequeo. Si cambia de médico, asegúrese de que el nuevo profesional conozca los detalles de su problema de tiroides.

Resumen
La mayoría de los médicos están de acuerdo en que el mejor tratamiento para el hipotiroidismo es una preparación pura de T4. La dosis de T4 correcta puede determinarse por medio de análisis periódicos del nivel en sangre de TSH. Ud. no debe ajustar su dosis o tomar medicación de una marca diferente o tratar de cambiar por otras formas de tratamiento para su tiroides sin consultar a su médico. Recuerde que para la mayoría de la gente el tratamiento de la tiroides es para toda la vida. Mientras Ud. tome hormona tiroidea su médico le solicitará un control del nivel de TSH a través de análisis de sangre, o al menos una vez al año confirmará que su dosis es la correcta.

¿TENDRÁ ESTE EXAMEN ALGÚN IMPACTO EN MI VIDA?

Ud. está recibiendo un tratamiento con hormona tiroidea, ya que el funcionamiento de su glándula tiroides está por debajo de los niveles esperados (hipotiroidismo) y su médico espera que el nivel de hormona tiroidea de su organismo aumente hasta llegar a los valores normales. Muchos pacientes reciben también un tratamiento con hormona tiroidea para controlar el crecimiento de su glándula tiroides que puede engrosarse (bocio) o contener nódulos (abultamientos).
Esto también fue escrito para aquellos pacientes que están recibiendo hormona tiroidea porque tienen cáncer de tiroides. Si este es su caso, su médico le está indicando un tratamiento con hormona tiroidea para reducir el riesgo de que el tumor sea recurrente, así como también para tratar los bajos niveles de actividad de su tiroides resultantes de la cirugía.
Cualquiera sea, entre éstas, la situación terapéutica en la que Ud. se encuentre, Ud. debe consultar a su médico para asegurarse de saber por qué se lo está tratando y cuánto durará el tratamiento. Esperamos que este folleto le sea útil para obtener información general sobre el tratamiento con hormona tiroidea. Como su médico, queremos hacerle saber por qué lo están tratando , la importancia de tomar su medicación con regularidad y de manera confiable, y qué se espera que esta medicación haga por Ud.

Cómo define su médico la dosis apropiada de hormona tiroidea?
Años atrás, no había pruebas de laboratorio realmente precisas que el médico pudiera usar para definir la dosis apropiada de hormona tiroidea. Los médicos confiaban en que sus pacientes les dijeran si se sentían bien o "normales". Podían guiarse por una mejora en el pulso, el cabello, la piel y los reflejos, o si el bocio o los nódulos de tiroides habían desaparecido. Desafortunadamente, estas guías terapéuticas no siempre eran lo suficientemente precisas para asegurar una dosis apropiada de hormona tiroidea. Hoy, la incertidumbre con respecto al tratamiento de tiroides ha sido eliminada en su mayor parte debido al desarrollo de pruebas de laboratorio precisas y sensibles que miden los niveles hormonales en sangre.

Cómo evalúa su médico el tratamiento que Ud. recibe?
Cuando Ud. visita al médico para controlar su tratamiento con hormona tiroidea, espera que le pregunten si ha cambiado la forma en que Ud. se siente. El médico examinará su tiroides y evaluará la efectividad de su tratamiento. También puede recomendar un análisis de sangre para medir las concentraciones de hormona tiroidea así como el nivel de TSH (hormona estimuladora de la tiroides). La hormona estimuladora de la tiroides o TSH es una hormona que produce la glándula pituitaria que controla la función tiroidea. La forma en que la glándula pituitaria regula la tiroides puede parangonarse a lo que hace el termostato del living para regular la calefacción.
Si su glándula pituitaria detecta una falta de hormona tiroides en la sangre, libera TSH; éste estimula a la tiroides, a su vez, para aumentar la producción y liberación de hormona tiroidea en la sangre. Cuando hay suficiente hormona tiroidea en el torrente sanguíneo, la pituitaria disminuye la producción de TSH. Si hay demasiada, como sucede en el caso de pacientes con hipertiroidismo, o que toman demasiada medicación con hormona tiroidea, la pituitaria detiene totalmente la producción de TSH y ésta desaparece del torrente sanguíneo.
La hormona tiroidea generalmente se prescribe como tiroxina sintética pura (T4). El uso de tiroides animal disecada (secada y convertida en polvo) , que fuera el tratamiento más común para la tiroides, se prescribe raramente hoy en día porque también contiene triiodotironina (T3) , una hormona tiroidea de acción rápida que produce niveles más variables en sangre que las preparaciones con tiroxina pura. Su fuerza activa puede también variar según el lote porque proviene de glándulas tiroideas animales que pueden tener diferente contenido hormonal. La mayoría de los endocrinólogos han cambiado este tratamiento por el uso de tiroxina sintética, que es pura y tiene un nivel de potencia constante. No hay evidencia de que la tiroides disecada, un preparado "biológico" , tenga alguna ventaja sobre la tiroxina sintética. Se administran dosis de tiroxina que se incrementan en forma gradual hasta que los niveles en sangre de T4 y TSH alcancen rangos normales. En el caso de pacientes ancianos o con una patología cardíaca, es extremadamente importante comenzar con una dosis muy baja de hormona tiroidea hasta que el organismo se acostumbre a niveles hormonales más normales. Como la potencia de la tiroxina genérica ha variado considerablemente, el médico puede especificar una marca de tiroxina para tratar el hipotiroidismo.
Si su médico lo está tratando por hipotiroidismo, es probable que le administre hormona tiroidea en dosis que se irán incrementando gradualmente hasta que Ud. se sienta bien y los niveles de hormona tiroidea y TSH estén en un rango normal. La mayoría de los médicos indican un examen de seguimiento una vez al año, durante el cual se aseguran de que estos niveles sigan siendo normales. En algunos pacientes, la disfunción tiroidea es una enfermedad progresiva y la dosis necesita incrementarse poco a poco a medida que descienden los niveles en sangre.
Ciertos pacientes, especialmente aquellos con cáncer de tiroides, recibirán la cantidad de hormona necesaria para eliminar virtualmente la TSH en sangre. La hormona TSH puede estimular el crecimiento y propagación del cáncer de tiroides. También en este caso serán necesarios análisis periódicos de sangre para asegurar la eficacia de este tratamiento.

Hay problemas si se recibe demasiada o muy escasa dosis de hormona?
Si Ud. se está tratando por hipotiroidismo y no recibe suficiente hormona tiroidea, pueden persistir algunos de los síntomas de la enfermedad, tales como pesadez, embotamiento, sensación de frío, o calambres musculares. Además, pueden elevarse los niveles de colesterol que aumentan el riesgo de endurecimiento en las arterias (arterosclerosis). Si recibe demasiada hormona tiroidea, puede tener síntomas como los del hipertiroidismo tales como nerviosidad, palpitaciones, insomnio y temblores. También es posible que un leve exceso de hormona tiroidea durante muchos años puede aumentar el riesgo de arritmia cardíaca severa o ataque cardíaco si Ud. presenta una enfermedad cardíaca subyacente. También puede provocar una pérdida excesiva de calcio en los huesos y aumentar así el riesgo de fracturas en el futuro.

Lo que Ud. puede hacer
1. Visitar al médico con regularidad y comprender el propósito de su tratamiento.
2. Tomar la medicación diariamente en ayunas. Lo recordará mejor si la toma todos los días a la misma hora. Si tiene problemas para recordar la medicación, trate de colocar los comprimidos cerca del cepillo de dientes y tómelos luego de cepillarse los dientes a la mañana. Si recuerda haber olvidado un comprimido, puede tomar dos juntos al día siguiente sin problemas. Es conveniente esperar entre 15 a 30 minutos para la ingestión de alimentos luego de la toma de T4.
3. Si un médico comienza a efectuarle un tratamiento por una enfermedad no relacionada con la tiroides, consulte si esto influirá en la dosis de tiroxina. También infórmele al médico , si Ud. es mujer, si está embarazada, ya que la dosis de hormona tiroidea puede necesitar cambios.
4. Asegúrese de informarle al médico sobre cualquier otro suplemento que tome, ya que puede interferir en la absorción de la hormona tiroidea. Las tabletas de hierro y calcio, por ejemplo, han demostrado interferir cuando se las toma al mismo tiempo que las pastillas para la tiroides.
5. Consulte a su médico por cualquier duda sobre nuevos síntomas o si ha pasado más de un año desde su último chequeo. Si cambia de médico, asegúrese de que el nuevo profesional conozca los detalles de su problema de tiroides.

Resumen
La mayoría de los médicos están de acuerdo en que el mejor tratamiento para el hipotiroidismo es una preparación pura de T4. La dosis de T4 correcta puede determinarse por medio de análisis periódicos del nivel en sangre de TSH. Ud. no debe ajustar su dosis o tomar medicación de una marca diferente o tratar de cambiar por otras formas de tratamiento para su tiroides sin consultar a su médico. Recuerde que para la mayoría de la gente el tratamiento de la tiroides es para toda la vida. Mientras Ud. tome hormona tiroidea su médico le solicitará un control del nivel de TSH a través de análisis de sangre, o al menos una vez al año confirmará que su dosis es la correcta.

¿QUÉ ES LA TIROTROFINA ALFA INYECTABLE?

La tirotrofina alfa inyectable es similar a la TSH que el cuerpo produce naturalmente, aunque es creada en un laboratorio. Debido a que esta droga es como la TSH, usted no tiene que suspender su terapia hormonal tiroidea antes de los exámenes. Los efectos colaterales de la aplicación de tirotrofina alfa inyectable son pocos y generalmente leves. Algunas personas experimentan náuseas, cefaleas, debilidad o vómitos luego de su inyección. Pocas personas han experimentado picazón o rash en el lugar de la aplicación.

Hay cuatro razones por las que usted y su médico pueden decidir el uso de tirotrofina alfa inyectable cuando debe realizar pruebas de detección de cáncer.
(1) Si una determinación previa de tiroglobulina, realizada mientras estaba bajo terapia hormonal tiroidea, no detectó ninguna célula cancerosa, y su médico desea confirmar este resultado con una determinación de tiroglobulina con tirotrofina alfa inyectable, que es más precisa.
(2) Si usted no está dispuesto a suspender su terapia hormonal y su médico considera que es apropiado el uso de la tirotrofina alfa inyectable.
(3) Si su cuerpo no produce suficiente TSH sin tirotrofina alfa inyectable.
(4) Si tiene determinadas condiciones médicas.

Las determinaciones de tiroglobulina y los rastreos corporales totales realizados cuando suspende su terapia hormonal son comparables a las que se obtienen cuando recibe tirotrofina alfa inyectable.

PROTOCOLO PARA LA ADMINISTRACION DE TSH RECOMBINANTE (THYROGEN): Cada kit de Thyrogen contiene 2 ampollas con polvo liofilizado y 2 ampollas con 10 ml de agua destilada estéril. Luego de la reconstitución con 1.2 ml de agua destilada, 1 ml de la solución (0.9 mg de tirotrofina alfa) se administra por vía intramuscular en la región glútea. Las 2 dosis de Thyrogen de 0.9 mg deben administrarse con un intervalo de 24 horas. (Ej: días lunes y martes).
Luego de la reconstitución se debe descartar el remanente de agua destilada.

El kit de Thyrogen puede ser almacenado en la heladera a una temperatura entre 2 y 8 ºC. por un largo período de tiempo. (Ver fecha de vencimiento en cada vial)
Si fuera necesario, la solución reconstituída de Thyrogen puede ser guardada por hasta 24 horas a una temperatura de entre 2 y 8º C, evitando cualquier contaminación.

NO USE THYROGEN LUEGO DE LA FECHA DE VENCIMIENTO DEL VIAL

El vial de Thyrogen debe protegerse de la exposición a luz directa.
Protocolos:
- Tiroglobulina: La determinación de tiroglobulina debe realizarse 72 horas después de la inyección de la última ampolla de Thyrogen. Es recomendable tener una determinación concomitante de anticuerpos anti-tiroglobulina (ATG).
- Rastreo Corporal Total (RCT): El radioyodo debe administrarse 24 horas después de la última inyección de Thyrogen. El RCT debiera realizarse 48 horas después de la administración del radioyodo. (El mismo día de la determinación de Tg)
- Para el RCT, en general se utiliza una actividad diagnóstica de 4 mCi (148 mBq) de I-131. Algunos autores recomiendan cambiar la levotiroxina a tri-iodotironina al menos 15 días previos a la administración del radioyodo,ya que el contenido de yodo orgánico de la T3 es considerablemente inferior al de la T4, lo que permitiría una menor competencia del radioyodo con el yodo orgánico. Es recomendable además, que el paciente reciba una dieta con bajo contenido en yodo.
- Las imágenes corporales totales deben ser tomadas por un mínimo de 30 minutos y/o hasta un mínimo de 140000 cuentas. Los tiempos de rastreo para áreas únicas (spot images) deben durar aproximadamente 10 o 15 minutos.

Ejemplo de administración:
Día 1: (ej: Lunes): 0,9 mg de rhTSH por vía IM*
Día 2: (ej: Martes) 0,9 mg de rh TSH por vía IM*
Día 3: (ej:Miércoles) Dosis de radioyodo, determinación de TSH
Día 4: (ej: Jueves)
Día 5: (ej: Viernes) Determinación de Tg, ATG y Rastreo Corporal Total

EFECTOS ADVERSOS: Los efectos adversos más frecuentes reportados en los estudios clínicos fueron:
Náuseas (11%)
Cefaleas (7%)
Astenia (3%)
Vómitos (2%)

*** Ante cualquier duda consulte con su médico tratante la información completa de prescripción.

¿QUÉ ES LA TERAPIA GÉNICA?

Introducción a Biología molecular:
Como mencionamos previamente, los tumores en general pueden ser originados por una variedad de causas. Rara vez se puede afirmar que una única cause fue la que originó la aparición de un tumor, por ejemplo: radiaciones, predisposición familiar, deficiencia de yodo pueden ser probables desencadenantes o predisponentes para el desarrollo del cáncer de tiroides.
La contaminación ambiental, como es el caso de la radiación, puede determinar el desarrollo de alteraciones genéticas en el ADN celular (ADN: "Ácido desoxirribonucleico", molécula compleja que se encuentra en el núcleo de las células y lleva las características hereditarias.) que si no es reparado correctamente conduce al cambio de la información genética. Estas alteraciones se denominan MUTACIONES.
Como ejemplo, el ADN que está contenido en el núcleo de cada célula tiroidea, codifica para una serie de proteínas que son muy importantes para que esta funcione normalmente. Entre estas proteínas se encuentran, entre otras: (a) el NIS o transportador de yoduro, cuya función principal es la de "abrir una puerta" en la misma célula para permitir que ingrese el yoduro necesario para la producción de las hormonas tiroideas (T4 y T3), (b) las enzimas( Proteínas encargadas de transformar a otras en compuestos de mayor o menor complejidad) para la producción de dichas hormonas y (c) la tiroglobulina que sirve para almacenar a la hormona recientemente formada.
Las MUTACIONES que ocurren en los tumores tiroideos pueden hacer que las células crezcan y se reproduzcan más rápidamente; también pueden determinar que el NIS pierda la capacidad de transportar el yodo a la célula, por lo que el tratamiento con radioyodo puede ser menos efectivo en aquellas células con este tipo de mutación; o pueden determinar que la célula no exprese más tiroglobulina por lo que , aunque las células cancerosas permanezcan en el organismo luego de la cirugía no podrían ser detectadas con el análisis de sangre para medir tiroglobulina ni ser visualizadas por el rastreo corporal total. Esto ocurre rara vez en los pacientes con carcinomas diferenciados de tiroides y se denomina DESDIFERENCIACIÓN TUMORAL.

Terapia génica:
La terapia génica es la introducción de material genético dentro de la célula que presenta una MUTACIÓN con el objeto de mejorar o curar una enfermedad.
La manera más simple de introducir el material genético normal que reemplace al dañado, es a través del uso de VECTORES o transportadores que en la mayoría de los casos son VIRUS. Estos virus producen infecciones comúnmente en el ser humano, pero son modificados genéticamente para suprimir las partículas infectantes, de manera que solo sirvan para introducir en la célula dañada el ADN que se quiere reemplazar, puedan reproducirse y luego "infectar" a otras células con las mismas características. Hasta el momento, la mayoría de los estudios basados en terapia génica se han realizado en animales de laboratorio o bien en cultivos de células de diversos tipos de cáncer tiroideo.

Terapia génica en el cáncer de tiroides:
Actualmente, existen varios grupos de investigadores que están evaluando diversas modalidades para emplear esta terapia en tumores tiroideos. La mayoría de las investigaciones se realizan con células de cáncer de tiroides que han perdido la posibilidad de expresar proteínas diversas por la mutación de su ADN (son los TUMORES DESDIFERENCIADOS como por ejemplo el carcinoma anaplásico ) con el objeto de hacer que esas células se parezcan más a las células normales y puedan responder al tratamiento habitual.
Carcinoma de Tiroides Diferenciado (Carcinoma Papilar y Folicular):
Un diagnóstico de cáncer provoca terror en la mayoría de los pacientes, ya que se lo asocia mentalmente con el dolor y la muerte. Pero en realidad las perspectivas para los pacientes con cáncer de tiroides son generalmente excelentes, porque:
* La mayoría de los cánceres de tiroides se curan fácilmente mediante cirugía;
* Producen poco dolor o discapacidad;
* Se dispone de nuevos y efectivos medios diagnósticos y terapéuticos para varias clases cáncer de tiroides.

El cáncer de tiroides generalmente se presenta como un abultamiento o nódulo en la glándula tiroides. No obstante, debe enfatizarse que la mayoría de los nódulos de tiroides (95% o más) son benignos. Desafortunadamente, puede resultar difícil distinguir un nódulo benigno de uno maligno sobre la base de la historia clínica y del examen físico, aún con la ayuda de análisis de laboratorio que incluyen niveles hormonales en sangre e imágenes de la glándula tiroides. Por lo tanto, la punción de nódulos de tiroides (generalmente, Aspiración con Aguja Fina, PAAF) proporciona una información muy valiosa para el médico, ayudándolo a decidir si es necesaria una intervención quirúrgica.
Ocasionalmente, el cáncer de tiroides puede presentarse como un ganglio linfático agrandado en el cuello, en forma de ronquera producida por la presión del tumor en el nervio que maneja a las cuerdas vocales (nervio laríngeo recurrente) , o provocando dificultades para tragar o respirar debido a la presencia de un tumor que obstruye el esófago o la tráquea. Raramente se presenta como una enfermedad que se propaga a otras partes del cuerpo (metástasis).
En este artículo trataremos sobre los tipos más comunes de tumores malignos de tiroides.
Por ejemplo, las células de tumores tiroideos que pierden la capacidad de expresar el NIS (transportador de yoduro) no pueden introducir correctamente el yodo a la célula, por lo que el tratamiento con radioyodo se hace menos efectivo.
Algunos investigadores han trabajado con éxito sobre cultivo de células de tumores anaplásicos introduciendo por medio de virus, el ADN normal del NIS en las células desdiferenciadas, haciendo que estas puedan volver a captar el radioyodo y se destruyan luego del tratamiento con yodo 131. (Figura 1)
La investigación en este campo avanza rápidamente, algunos autores consideran que en no mucho tiempo, los pacientes podrán tener los beneficios de esta nueva modalidad de tratamiento que conlleva un cambio radical en lo que hasta el momento significa el tratamiento de diversos tipos de tumores. Si Ud. Está interesado en conocer más sobre este u otros temas, lo invitamos a plantear sus dudas en el Foro de Pacientes.

¿CÓMO PUEDO CONTINUAR CON MI VIDA, SABIENDO QUE EL CÁNCER PODRÍA REGRESAR?

Es inquietante descubrir que uno tiene cáncer de tiroides. Pero su vida puede volver a la normalidad una vez que el tumor le sea extirpado mediante cirugía (o si ya ha tenido una intervención en el pasado) y una vez que se encuentre bajo terapia hormonal tiroidea. Cuídese, comiendo bien, haciendo ejercicios regularmente, y controlando el estrés.
Aprendiendo métodos de relajación, aprendiendo a fijar prioridades, y recordando que reír ayuda a reducir el estrés. Disfrute en hacer las cosas que hacía antes de su diagnóstico. Y sobre todo, hágase chequeos regulares para asegurarse de que continúa estando libre del cáncer. Si le resulta difícil tener chequeos regulares por alguna razón, convérselo con su médico.

Recuerde, no tiene que pasar solo por esto. Hable con sus familiares y amigos respecto de temores e inquietudes que pueda tener, y considere el participar de un grupo de soporte de pacientes para este tipo de enfermedades. Si Ud. lo desea puede ingresar al foro de pacientes con cáncer de tiroides para compartir experiencias o para recibir asesoramiento médico especializado.



No hay mal... que por bien no venga.


http://elblogdeagripina.blogspot.com/

avatar
aida
Admin

Cantidad de envíos : 18922
Edad : 50
Localización : Málaga
Fecha de inscripción : 01/04/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.